viernes, 17 de septiembre de 2010

¿Se te hinchan las piernas?

0 comentarios
UNA SEÑAL DE ALERTA. Tome previsiones

SI EL EDEMA PERSISTE A PESAR DE REALIZAR EJERCICIOS Y DE NO USAR CINTURONES APRETADOS NI MEDIAS CON LIGAS, ES MEJOR ACUDIR AL MÉDICO PARA HALLAR LA CAUSA REAL DEL PROBLEMA

Terminar el día con las piernas, los tobillos y los pies hinchados es para muchos el precio que pagan por una ardua jornada de trabajo, ya sea de pie, sentados o frente a la computadora. ¿Es normal que esto ocurra?

El doctor Óscar Talledo, jefe de Cirugía de la clínica Angloamericana, afirma que no, pues luego de una ardua jornada de trabajo lo único que deberíamos notar en nuestras piernas es la leve marca que deja la media o el calzado. Pero si no podemos ver los huesos de nuestros tobillos, entonces estamos ante un signo de alarma al que debemos prestar atención.

El especialista explica que, algunas veces, cuando utilizamos medias, cinturones o zapatos ajustados, estos funcionan como torniquetes que impiden el retorno de la sangre desde las venas de las piernas hacia el corazón, presentándose el edema. Pero este problema se resuelve cuando dejamos de usar los elementos que ejercen presión. Si a pesar de ello la hinchazón de pies, piernas y tobillos persiste, será mejor acudir a un médico para detectar la causa real del problema.

“Una de las más frecuentes es la insuficiencia venosa, por la cual las válvulas de las venas se debilitan y no pueden enviar la sangre desde las piernas al corazón”, explica el doctor Talledo.

Otras causas son la obstrucción de los canales linfáticos (por una cicatriz previa, un golpe, una infección antigua o por una enfermedad congénita) y la incapacidad de movimiento de los miembros inferiores.

En este último caso, los músculos ya no cumplen su cometido de ‘ordeñar’ o ayudar –con cada contracción– a que las venas envíen la sangre hacia el corazón. “Si la causa no es venosa, muscular o linfática, se puede sospechar de insuficiencia hepática o renal y también de insuficiencia cardíaca”, explica el doctor Jorge Casas, jefe de Medicina Interna de la clínica Internacional.

En ese caso solo queda acudir al médico especialista (medicina interna o cardiovascular) para ser evaluado y pasar por pruebas auxiliares (exámenes de sangre para determinar si hay enfermedad hepática o renal) o ecografías vasculares para llegar al diagnóstico preciso. De no haber una patología mayor de por medio, el médico recomendará el uso de medias especiales y ejercicios localizados (vea el infográfico) que podrá realizar en su casa o mientras trabaja.

Y no olvide levantarse cada media hora y caminar unos cinco minutos. Sus piernas se lo agradecerán.

Fuente: El Comercio

0 comentarios: